MIGRAR O NO MIGRAR, ESE ES EL DILEMA

Es una situación dramática de nuestro país el que hombres y mujeres arriesgando su vida e integridad física, tomen la decisión de irse hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de vida. Dejar atrás familia y amigos y emprender un viaje peligroso y sin resultado garantizado, es sin duda producto de las condiciones de nuestra economía y de las expectativas que las personas tienen del futuro aquí.


Ningún migrante sale del país con el objeto de ir a vacacionar o a simplemente reunirse con sus familias. Lo hacen claramente para ir a trabajar o emprender sus propios negocios. Es decir, nuestro país está exportando gente muy valiosa y necesaria para nuestra economía. Es cierto que las remesas enviadas desde allá han ayudado a aliviar la situación económica de las familias en Guatemala pero nada es sustituto a tener un buen trabajo o un buen emprendimiento en el país que a uno le vio nacer.


¿Que hemos hecho mal? ¿Por qué países como Estados Unidos son vistos como el lugar ideal para crecer y prosperar? Está claro que las personas migran a aquellos países donde la libertad, la empresarialidad y la legalidad se respetan. Nadie migra a Cuba o a Venezuela pero sí que lo hacen a Estados Unidos o Canadá. Así que si quisiéramos que nuestros compatriotas no se vean forzados a salir deberíamos estar crear condiciones similares a las que encuentran en esos países.


Cuidar, cultivar y hacer que las empresas crezcan, por pequeñas que sean; atraer inversión para que hayan más empleos que sean mejor pagados; dar seguridad física a las familias y respetar la propiedad privada de las personas es lo que hacen bien allá. Si los gobiernos de Estados Unidos y de Guatemala quieren contribuir a reducir la migración irregular aquí tienen la agenda que deberían discutir.


Así que el dilema no debería ser migrar o no migrar. Debería ser donde trabajo o donde decido emprender un negocio en este hermoso país.