Werther

Werther.jpg

Siendo esta una ópera del romanticismo tardío, podemos esperar amores imposibles y fines trágicos de los protagonistas. Esta ópera documenta la famosa novela de Goethe, que provocó según se dice, una ola de suicidios en Europa.

Preludio

En claro contraste, escucharás dos ambientes muy diferentes en la música del preludio. El primero, sombrío y grave, asociado con el amor tormentoso y no correspondido; el segundo, música serena y luminosa, que algunos autores identifican con la tranquilidad y el reposo que llegaran al alma del atormentado Werther después de su muerte.

Acto uno

Esta es una ópera  que sigue el ciclo de las estaciones. El acto uno, se desarrolla en verano. El acto dos, en otoño y los últimos dos en invierno. Pero escucha como comienza la opera. Con unos niños cantando unos villancicos navideños...nada menos que en Julio!!

Llegada de Werther. Massenet con unos pocos toques de violín, nos retrata de inmediato a Werther, como a un Personaje acongojado, melancólico y soñador. Nunca un violín ha sonado tanto a esto.

Charlotte y la merienda. Werther cae rendido ante la escena de una Charlotte que dá de merendar a los niños. ¨Sagitaveras cor meum caritate tua”, decía San Agustín. Flechazo automático al contemplar la belleza interior de Charlotte.

El regreso de Albert. De forma sorpresiva se presenta Albert. Piensa en su prometida en un aria de buena factura,  sin saber que ésta se divierte y juega a quererse con Werther no muy lejos de allí. De hecho, en la conversación que Charlotte y Werther tienen, se construirá el nudo gordiano de la trama: él la ama, ella hizo una promesa a su madre difunta. Aquí la ópera se separa de la novela: Charlotte nos dice que le hicieron jurar casarse con Albert.  Es decir, un matrimonio forzado.

Acto dos

A diferencia de la novela de Goethe, en que Charlotte aprecia a Werther como a un hermano, en la ópera ella realmente llega a sentir amor por él.  Cómo lo sabemos? Massenet nos cuenta el secreto en la música. Presta atención: cuando van a la iglesia, Albert le pregunta a Charlotte si la hace feliz; ella responde con cortesía, pero las armonías musicales de fondo, cambian súbitamente a un modo más oscuro (cuando oigas a ambos pronunciar la palabra preocupación). Por lo visto, no todo marcha bien.

En el aria más melódica de Werther, él proclama su amor por Charlotte. Luego sostendrá un diálogo con Albert donde ambos llevaran la caballerosidad al extremo, al menos entre dos rivales.

Aria de Sophie. Sophie, precedida de música jovial y juguetona, como corresponde a una adolescente, tendrá su momento de fama con un aria sencilla pero bonita, Casi diriamos que flirteando con el desechado amante de su hermana mayor.

Werther y Charlotte se encuentran. Con un espadeo poético, acompañado de un notorio clarinete, ella le habla del deber conyugal y de que él debe partir y olvidarla.  Pero luego ella le cita para la navidad! Para un amor obsesivo, esta puerta abierta es receta para la tragedia. Esto dará paso a la primera sugestión del suicido.

Acto tres

La escena de las cartas. En una atmósfera gris de diciembre, muy bien retratada por la música, Charlotte leerá la correspondencia recibida. Es aquí que ella por primera vez nos abre su corazón. La entrada de su hermana Sophie dará pie a una conversación, que a ritmo de vals, pasará de la risa al llanto. Esta última, el aria del llanto, tiene para algunos autores un lejano parentesco con el nocturno # 13 de Chopin, pieza que fuera enseñada a Massenet en su clases de piano.

Encuentro de Charlotte y Werther.  Cumpliendo su promesa, Werther aparece. Es aquí donde ejecuta la mas celebre e inspirada aria de la opera. "Porquoi  me reveiller". La escena sube de tono hasta que ambos llegan por primera vez a cantar juntos, aunque aún con textos diferentes.

El acto concluye con un gesto digno del mejor humor negro. Werther pide prestadas las pistolas de Albert. Este, gustoso se las envía, pero pide que sea la propia Charlotte quien las entregue.

Acto cuatro

En este reducido acto veremos el trágico desenlace. Una introducción sombría envuelve al disparo fatal.  Werther y Charlotte se encuentran por última vez.  Tres detalles claves: ella confiesa su amor, casi como arrullando al moribundo; luego el tan ansiado beso, que ha tardado 4 actos en llegar; y por último, aunque sea un nuevo gesto de humor negro, los villancicos navideños que se escuchan al fondo, le brindan consuelo a Werther, quien encuentra un sentido casi teológico al momento.

Así concluye esta obra, polémica en su contenido, de muy bella música y con una estructura de escenas que ha dificultado al espectador poder aplaudir sus piezas favoritas.