Las Bodas de Fígaro

Las Bodas de Figaro.jpg

Las bodas de Fígaro pertenece al catalogo de las obras universales de la ópera. Forma parte de una trilogía, escrita por Beaumarchais, en la que se incluye el barbero de Sevilla, que compondrá Rossini, y la madre culpable, obra que de un compositor menos conocido.

Obertura

En esta magnífica pieza, una autentica montaña rusa musical de menos de cinco minutos, Mozart nos introduce al ambiente jocoso de la obra. Aunque comentar esta obertura la desmerece, por ser una obrita completa en sí misma, vale la pena resaltar un par de detalles. Escucharas un fagot, en dos ocasiones, que a mí me sugiere una especie de risa incontenida. Y luego, casi al final de la pieza oirás un crescendo, en el que los instrumentos van aumentando su intensidad sonora.

Acto I

Se vuol ballare
Luego de que se nos introduzca a los personajes plebeyos Fígaro y Susana, en un dueto inicial, escucharemos a Fígaro interpretar "se vuol ballare". En esta aria, presentada en forma de Minueto, Fígaro con palabras algo desafiantes, desfoga su desprecio por el conde. Ya se perciben los aires de la revolución, pues de hecho años después, los revolucionarios harán bailar a los aristócratas la Caramañola, previo a decapitarlos en la guillotina.

La vendetta
El Dr. Bartolo, es un personaje extraído de la comedia dell'arte italiana. En "la vendetta", este Bajo lanzara su artillería contra Fígaro, en el típico estilo bufo, de canto rápido y silábico.

Non so Piú cosa son, cosa faccio.
Mozart, maestro de la caracterización a través de la música, nos retrata a este personaje tan especial, Cherubino, en los primeros compases de esta pieza. Oye como los instrumentos y el tempo de la música dibujan la figura, nerviosa y alborotada, de este adolescente enamoradizo.

Cosa Sento
Este trío, donde cada personaje lleva su propio sello y en cuyos diálogos se avanza la acción,  es donde se hace alusión a las palabras "cosi fan tutte le belle", que sin duda servirán al propio Mozart para inspirarse a escribir una ópera sobre este tema.  Recuerdan la opera Cosí Fan Tutte de la temporada pasada? Pues este es su origen.

Non piu andrai
El acto concluye con esta popular aria, que hoy se utiliza como marcha militar de regimiento.

Acto II

Voi che sapete
La condesa nos es presentada. Pero luego Cherubino, en una de las “canzones” mas reproducidas de la música operática, le corteja con esta melodía, que cuenta con el acompañamiento de la "guitarra" de Susana. (Aunque el instrumento que más destaca en el fondo sea el clarinete) Esta música de seguro la has escuchado hasta en anuncios comerciales.

Septeto "esci omai, garzon malnato"
Luego de las escenas clásicas de enredo teatral, donde las puertas y los disfraces juegan un papel clave, vendrá el septeto de cierre. Es Típico de Mozart concluir un acto con un gran final en el que los personajes se van sumando uno a uno hasta llegar a ser siete ejecutantes al mismo tiempo.

En este embrollo musical, pon atención a los cambios de velocidad y estilo de canto de unos y otros.

Acto III

Vedro mentr'io sospiro/ dove sono
Los primeros números del acto III, nos permiten medir la catadura moral de los condes.  El, en su aria, nos delata su espíritu vengativo; es casi como una respuesta al "se vuol ballare" de Figaro que ya escuchamos en el primero acto.

La Condesa, por su parte, en una lacrimosa aria, "dove sono", nos llama la atención sobre su espíritu melancólico por los amores perdidos. Su aria terminara en una nota positiva, como lo refleja el modo musical utilizado.

Che soave zeffireto
Este dueto tiene su particular encanto. La redacción de una carta es motivo para que ama y sirvienta tengan un momento de particular empatía. Es importante que detectes el papel que juegan el oboe y el fagot, ejecutando en simultáneo cuando Susana repite las palabras del dictado de la carta.

Ecco la marccia
La conclusión del acto iniciara con una especie de marcha nupcial. Es la boda de Fígaro. Luego de un curioso y algo desapercibido dueto, el evento concluirá con un fandango, baile popular español, única concesión que Mozart hace en esta obra a España, por ser precisamente Sevilla la ubicación geográfica de los acontecimientos.

Acto IV

Se dice que este acto tarda en arrancar en cuanto a la acción se refiere.  Ello se debe a la inclusión de algunas arias, asignadas a personajes (Barbarina, Marcellina) que hasta ese momento no habían tenido la oportunidad de cantar en solitario. No obstante, alguna de ellas se suele suprimir.

Aprite un po' quegli' occhi
A un Figaro, a quien siempre le hemos escuchado bien humorado y juguetón, esta vez le veremos en actitud contrariada y renegando, emprendiendo su discurso contra la pretendida fidelidad de las mujeres. Como un detalle anecdótico, Mozart utiliza los cornos al final del aria, simbolizando musicalmente a los maridos "cornudos".

Final de la ópera.

Nuevamente Mozart nos depara un final apoteósico. Enredos, múltiples personajes, aclaraciones, todo ello ocurre en el tableau final. El cierre será feliz, pero algunos autores creen escuchar una pista de duda en la intervención del conde cuando pida perdón a la condesa. Casi profético Mozart, pues en la tercera parte de la trilogía, escrita varios años después de la muerte del compositor, nos enteraremos que la condesa tuvo un hijo, pero no del Conde sino de Cherubino!